Hilton Europe Detector de Billetes Falsos

Breve historia de la falsificación de billetes y monedas

¿Cómo se originó la falsificación de billetes y monedas?

La falsificación de moneda es una actividad delictiva, practicada en beneficio propio o en perjuicio de terceros, tan antigua como las acuñaciones. En España hemos de remontarnos al siglo V a.c. para encontrar los primeros ejemplares en la Gerona griega, realizados con metales “innobles” y bañados posteriormente en plata, material con el que se fabricaban en su totalidad las monedas de curso legal.

La Edad Media fue una época de esplendor para los amigos de la manipulación y la falsificación, artes hábilmente practicadas tanto por particulares anónimos en beneficio propio como por monarcas y gobiernos con el fin de debilitar otros reinos y estados cual hábiles brokers. El castigo: la horca (para los primeros, por supuesto), conmutable por galeras durante la época moderna, aunque la pena de muerte por emitir moneda ilegal estuvo vigente en España hasta 1822, año en que fue reemplazada por la cadena perpetua.

Durante este último periodo, la mecanización fue aplicada a la fabricación de moneda con la finalidad de frenar si no acabar con la falsificación y el recorte. Sin embargo, a pesar de los avances técnicos -o gracias a ellos-, los delincuentes han continuado perfeccionando sus métodos, para ejercer la práctica como auténticos virtuosos, hasta nuestros días.

Si bien son innumerables las incursiones llevadas a cabo en el terreno de la falsificación de billetes, sin duda, la más destacada es la conocida como Operación Bernhard, orquestada por el partido nazi en 1941 con el fin de financiar la Gestapo y las SS, la compra de información o dañar profundamente la economía inglesa, entre otros objetivos.

En la España actual, año 2014, se detiene al que ya se considera el mayor falsificador de su historia. Se había especializado en la falsificación de billetes de 50 euros aunque también imitaba con pericia los billetes de 100 dólares así como documentos de identidad de distintos países europeos, tarea que llevaba a cabo con la ayuda de una amplia red de colaboradores. Llegó a producir, gracias a un horno de invención propia y a su experiencia en artes gráficas, 2.500 euros diarios en billetes falsos. Las imitaciones de este “artista”, como fue denominado por el Banco de España, fueron catalogadas entre las diez mejores de Europa.

Es por ello que hoy, en un mundo altamente competitivo y global, cuando la necesidad de poner coto a la falsificación es más perentoria que nunca, comprobar la legalidad del efectivo de forma manual se antoja un riesgo innecesario para cualquier negocio.

imagen blog hilton europe

En Hilton Europe ponemos a su disposición un amplio abanico de productos para atajar el fraude, entre los que destacan nuestros detectores de billetes falsos 100% oficiales según parámetros del Banco Central Europeo, que implementan las últimas tecnologías al servicio de este propósito. La profesionalidad que nos distingue nos convierte en una empresa referente en el sector de sistemas para el manejo y seguridad de efectivo.

Grandes falsificadores de billetes

La historia nos ha dejado grandes personajes que dedicaron su vida a la falsificación de billetes. Personas que bien por necesidad, bien por avaricia o incluso solamente por el mero hecho de divertirse, pusieron en jaque a países enteros con la introducción de billetes falsos en la circulación de su economía. ¿Quiénes han sido los grandes falsificadores de billetes en la época moderna de nuestra historia? ¿Cómo lo hicieron? Serán las preguntas que trataremos de contestar a continuación.

Edward Mueller

Comenzando por Estados Unidos, y en el año 1938. Edward Mueller es uno de grandes falsificadores de billetes que tuvo al departamento de Estado y al Servicio Secreto Americano durante más de diez años tratando de dar con él.

Edward era un trabajador corriente hasta que su mujer murió. Una vez solo y después de comprobar que los trabajos que realizaba apenas le alcanzaban para vivir, decidió comenzar a fabricar su propio dinero. A pesar de la baja calidad de los billetes que imprimía, el éxito de Edward residía en que falsificaba billetes de diez centavos, billetes muy pequeños en los que la gente apenas prestaba atención.

Además, las compras que realizaba eran por un importe muy pequeño y nunca daba dos veces un billete falso a la misma persona, con lo que el daño que provocaba era ínfimo. Al ser unas cantidades tan pequeñas y repartidas, el Servicio Secreto no conseguía encontrar ningún patrón que pudiera sugerir la pista del falsificador.

Su historia terminó cuando el edificio en el que vivía ardió en llamas y tuvo que irse a vivir con su hija. En los escombros del edificio quedaron las placas de zinc que utilizaba y algunos billetes. Los encontraron unos niños que jugaban en la zona, los recogieron y se lo entregaron a uno de los padres. El padre creyó que aquello no era algo de curso legal y lo llevó a la policía, con lo que ésta pudo seguir la pista y encontrar a Edward. Sólo cumplió cuatro meses de cárcel y pagó una multa de un dólar.

Charles Black

El segundo en la lista de los grandes falsificadores de billetes de la historia es Charles Black. Aunque sus primeros pasos se produjeron en el mundo de la ingeniería, con un gran invento que le proporcionó una buena suma económica, Charles pronto cayó en la tentación del dinero rápido proveniente de actividades fuera de la legalidad. Tras ser encarcelado por una de esas actividades, conoció dentro de la cárcel a un grupo de personas que estaban en prisión por sus intentos de estafa y falsificación.

Este inglés afincado en la ciudad de Kent, utilizaba un método mucho más sofisticado que Edward. Entre sus herramientas se encontraban una máquina de litografía offset, un equipo para realizar copias a mano, un conjunto de cajas de numeración y una fuente de tinta magnética. Gracias a este equipo, y a su carácter perfeccionista, consiguió poner en jaque a las autoridades británicas.

Sus lucrosas actividades le llevaron a pasar por la cárcel hasta en tres ocasiones, hasta que por fin, en el año 1982, le otorgaron la libertad condicional, se casó con una mujer tailandesa y montó un negocio para todos aquellos británicos que se sentían solos y querían tener una compañera tailandesa.

La falsificación de billetes falsos, un problema que actualmente afecta a toda Europa

billetes falsos

Uno de los muchos objetivos de la Unión Europea, en lo que a materia económica se refiere, es frenar uno de los mayores problemas del continente: la falsificación de billetes. Las cifras hablan por sí solas: de cada 100.000 billetes, 5 son falsos. Según datos de diciembre de 2014, durante ese año se realizaron más de 500.000 copias de billetes, principalmente de 20 y 50 euros, los más falsificados en toda Europa.

Por este motivo, durante los últimos meses la Unión Europea ha puesto en circulación nuevos billetes, los denominados billetes de la Serie Europa, con nuevos elementos que dificultan su falsificación. La última de estas incorporaciones fue el nuevo billete de 50€, ya en circulación.

En enero de 2014, fue detenido en España el gran maestro de los falsificadores, conocido como “Faraón de los Billetes Falsos”, acusado de ser el mayor y mejor falsificador de billetes de 50 euros de España y uno de los más buscados por el Banco Central Europeo.

A pesar de esta detención, las falsificaciones no han cesado ni en nuestro país ni en ningún otro del continente. Además, nada garantiza que los nuevos billetes de la Serie Europa no puedan falsificarse. La solución más efectiva es contar con un detector de billetes falsos eficaz. Por eso, en Hilton Europe ofrecemos equipos de diferentes características y funcionalidades.

Contacta con nosotros para conocer más detalles sobre nuestros productos.

Monedas oficiales frente a monedas falsas

¿Quién no se ha encontrado alguna en el suelo, en el bolsillo del pantalón o en algún recoveco? Son las grandes olvidadas pero también imprescindibles en nuestro día a día: las monedas. Esas que existen desde que tenemos memoria y que, sin darnos apenas cuenta, pasan de mano en mano y de bolsillo en bolsillo en un trueque sin fin.

monedas falsas

Más o menos nuevas, de mayor o menor valor pero todas ellas con una historia a sus espaldas. ¿Sabes de cuándo data la primera moneda oficial que se conserva? Ni más ni menos que del año 650 a.c.

Toda una larga vida legal llena de cambios en su forma y apariencia. Hasta llegar a hoy, a la zona euro donde ocho son los tipos que conforman nuestra moneda. ¿Te has preguntado alguna vez cómo se elaboran en la actualidad?

Muchas son las replicas, las monedas falsas que conviven con las de curso legal. Sin embargo, las monedas oficiales cuentan a su favor con diversos aspectos en su fabricación que las hacen únicas y difícilmente falsificables.

Las de 10, 20 y 50 céntimos están fabricadas con un oro nórdico, una aleación única utilizada exclusivamente para la acuñación de monedas. Este material es difícil de fundir y complica significativamente la creación de monedas falsas.

Las monedas de 1 y 2 euros, por su parte, están fabricadas con una sofisticada tecnología bimetálica y en tres capas. Además, estas últimas cuentan con una leyenda grabada en el canto que le confiere una protección extra contra las falsificaciones.

Todo un elaborado proceso industrial que, recientemente, se está completando con otros avances tecnológicos en seguridad gracias a la creación de la “Imagen Cuádruple”. Un desarrollo propio de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre que amplía hasta cuatro las imágenes que se pueden observar, según la incidencia de la luz, latiendo en una misma zona de la moneda.

En Hilton Europe somos conscientes de los incesantes avances en cuanto a materia monetaria se refiere y, por ello, disponemos de contadores de monedas en constante innovación para adaptar su funcionamiento a las nuevas monedas que van generándose y poder, de este modo, ofrecer un servicio con los más altos estándares de calidad.

Aumentan los casos de billetes falsos de dólar

Recientemente en EE.UU., en concreto en California, las autoridades gubernamentales han detectado una creciente introducción ilegal en el mercado de billetes falsos de 100 dólares.

También en Estados Unidos, esta vez en Texas, ha aumentado la fabricación y distribución de réplicas ilegales de billetes de dólar americano en sus denominaciones de 10 y 20$. Estos son de gran calidad, ya que en su elaboración se usaron billetes originales de un dólar.

La procedencia de los dólares falsos

Perú se ha convertido en los últimos años en el líder mundial en la falsificación de billetes de dólar estadounidense, tal y como apuntan desde la División de Estafas de dicho país. Al hilo de esto, a finales de 2016 se desarticuló una banda peruana que iba a introducir en el mercado norteamericano 50 millones de billetes de dólar falsos.

El método principal de este tipo de organizaciones criminales dedicadas a la falsificación de dinero es el mismo que el de las mafias dedicadas al narcotráfico, es decir, usan a personas como correos humanos para introducir el dinero ilegal en los mercados. Atravesando Chile, Colombia, Ecuador y Panamá, la ruta más común empieza en Argentina y acaba en Venezuela, éste último país es desde dónde se introducen los dólares falsos en el mercado estadounidense.

Otro de los focos más importantes en la falsificación de billetes es Colombia. También en 2016 se desmanteló allí una de las redes más grandes del mundo dedicada a la falsificación de dinero, con 1.200.000 dólares americanos falsos en billetes de 100 listos para introducir en el mercado.

Así, a la hora de comprar un detector de billetes falsos para dólares americanos, Hilton Europe dispone del potente y 100% testado HE 500, un modelo portátil multidivisa que, además de verificar y autenticar el Euro, las coronas escandinavas, el franco suizo y la libra británica, detecta el súper dólar (falsificación de máxima calidad del billete de 100 dólares estadounidenses), y cualquier billete de dólar falso.

El HE 500 es, por tanto, una garantía total para luchar contra la falsificación de billetes, aportando seguridad plena para quienes lo adquieran de que los billetes que circulan en su negocio son de curso legal.

Impacto económico de los billetes falsos y cómo evitarlos

De apariencia similar e idénticos para el ojo humano, los billetes falsos circulan entre los de curso legal y pasan desapercibidos en los bolsillos de los ciudadanos que no cuenten con algún sistema de detección de billetes falsos que garantice la legitimidad de su dinero.

Impacto económico de los billetes falsos

Esto ha fomentado el incremento de las mafias dedicadas de pleno a la falsificación de billetes. Prueba de ello son las numerosas organizaciones que han sido desarticuladas en los últimos años en nuestro país. Gracias a la acción policial, se han detectado un gran número de centros de producción para frenar este tipo de acciones ilegales. A pesar de ello, muchos de los billetes falsos fabricados continúan en el mercado.

Consecuencias de la falsificación de billetes

Este fenómeno es una realidad diaria no sólo para muchos españoles de a pie sino, especialmente, para las pequeñas y medianas empresas que, sin saberlo, pueden dar a sus clientes billetes falsos en cada intercambio comercial.

Resulta de vital importancia detectar a tiempo estos billetes ilegales y ponerlos en conocimiento de las autoridades correspondientes para que procedan a su retirada. Sin embargo, ¿cómo estar seguros de que un billete es de curso legal o, por el contrario, fraudulento?

Prevenir con equipos detectores de billetes

Aunque nos encontramos ante un problema serio, existen equipos de detección de total fiabilidad para prevenir que los comercios tengan billetes falsos en sus cajas. Son los detectores de billetes falsos, potentes equipos que garantizan la veracidad de los billetes. En Hilton Europe contamos con diversos modelos adaptados a las necesidades de las distintas empresas.

El detector de billetes HE 300 SD es uno de nuestros últimos modelos. Cuenta con la última tecnología incorporada para el análisis de dos tipos de tintas (magnética e infrarroja), marca de agua, hilo de seguridad, tamaño e incluso espesor. Gracias a esto, es capaz de verificar en menos de 2 segundos si los billetes son genuinos o si, por el contrario, éstos han sido falsificados.

Más noticias

USO DE COOKIES: Si continua navegando, entendemos que acepta su uso. Puede obtener mas información sobre las mismas en nuestra política de cookies.